INACABADO

Derrochamos los placeres de la palabra y del deseo.

Creemos exprimir al máximo el momento y, en realidad, lo único que hacemos es gastarlo. Como con el dinero, no pensamos, no nos paramos a sentir.

A lo mejor vivimos en una sociedad que no nos enseñó a amar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s