EL PERIODISTA

Cuando llega ese momento en el que no sabes ni en lo que piensas, pero aún menos piensas sobre lo poco que sabes.

Que a veces creo que te tengo en la cabeza y otras finjo que no estás saltando en mi corazón como quien quiere ver pedazos sin tiempos verbales.

Quien busca en la brújula kilos de tus sonrisas por si un dia se pierden de vista.

Donde guardas la llave de tu mano a mi cara, que ahora hay demasiada distancia entre cinturas y demasiada cercanía entre comillas.

Porque me dispongo a seguir escribiendo de ti, sin miedo, sin límites.

Como quien desearía no sentir y siente tanto que ni lo entiende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s