TIEMPO

Hay gente que dice que en un segundo puede cambiarnos la vida entera, que un instante o un si o un no pueden transformar lo inesperado.

Muchos creemos eso. Y otros muchos lo desean.

Pero aún así, aún queriendo arriesgar, apostarlo todo a un momento, a una posibilidad… preferimos regalar tiempo.

Sí, regalamos y rogamos tiempo. Prometemos amar toda una vida o hasta que la muerte nos separe. Nos acomodamos y sabemos que esa persona estará allí, para ti.

Pero yo no quiero tiempo. Quiero intensidad. No quiero que me ames para siempre. Y es que… yo no te lo puedo prometer. Porque no sé cuanto tiempo voy a amarte y, sinceramente, prefiero no saberlo. Prefiero que sea un misterio y que la vida nos sorprenda. En cambio, yo puedo prometerte que aunque lo haga sólo dos días, te amaré con locura. Que aunque la mitad del tiempo discutamos, lo que siento por ti será lo más intenso que he podido experimentar en la vida. Que aunque luego sufras por nuestro desencuentro, los instantes de felicidad te sacaran sonrisas.

Que aunque no vuelva a ver tus ojos,  te recordaré en cada amago de emoción, en cada esquina de mis sentimientos.

Porque el tiempo son promesas al aire. Y el amor se merece un presente, un ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s