NADIE ENTIENDE

Nadie entiende a los hombres, y ni hablemos de las mujeres. Y mejor no preguntes por mi, ni yo me entiendo.

Pero en cambio te puedo hablar de la ceguera emocional y como, mi pobre razón mezclada con un pellizco de sentimientos, la entiende. Enfermedad cronificada en mí, mientras tú sigas aquí, o al menos en mis pensamientos. Se trata de dejar de creer en el amor perfecto y sin curvas, se trata de creer en las arrugas y cicatrices que me deja quien me creo los sentimientos y la pasión. Se trata de creer en una esperanza desesperada y sin cordura. En mi cabezonería de no querer sacarte de mis sábanas y mis peleas entre colchones. Se trata de mi adicción a ti. Que escribo palabras al orgulloso que no quiso ser valiente.
Y esta ceguera hasta me ensordece, me hace inmune al tacto y a las palabras de otros, porque nunca serán tus palabras. Y deseo más tu ruidoso silencio que el mayor de los alagos sinfónicos. Que contigo no estoy, pero sin ti ni soy.
Que somos criaturas emocionales esperando la escena final del principio que jamás fue escrito.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s